lactancia_
Noticias Pasteur

Agua y lactancia, la mejor manera de crear el vínculo entre madre e hijo

1 de agosto


Si has tomado la decisión voluntaria de amamantar a tu bebé a libre demanda, estás en lo correcto. Ahora debes seguir tomando buenas decisiones, porque se trata de eso, de “tomar”. En este caso: tomar mucha agua.

Seguramente habrás escuchado que la alimentación es crucial tanto durante el embarazo como durante la lactancia, todo lo que entra en el organismo cumplirá alguna función en el desarrollo (físico y mental) del bebé.

Rompiendo el gran mito: no se come por dos

Sabemos que todas lo hemos escuchado alguna vez en la vida: “estoy comiendo por dos”, la excusa perfecta para la glotonería y los excesos cuando se tiene una barriguita. Pero la verdad es que se debe comer lo necesario para cubrir las necesidades del feto y para preparar el cuerpo para la fase de lactancia. Sí, el trabajo comienza desde muy temprano cuando quieres “darle pecho” a tu bebé.

Muchos médicos nutricionistas, expertos en embarazos, recomiendan que el agua sea la bebida principal durante esta etapa y que se continúe durante la lactancia. La leche materna se compone en un 85% de agua, es por esta razón que su consumo es indispensable y casi obligatorio.

Este trabajo de tomar agua durante el postparto podrá resultar un poco más complejo. Verás, que durante el embarazo la sed aumenta notoriamente (pues la necesidad de agua en el organismo aumenta con la gestación), sin embargo durante el período de lactancia algunas mamás experimentan un rechazo a este poderoso líquido.

Si eres de esas madres que no sienten sed o que aborrecen el agua durante el embarazo, puedes buscar maneras de “disfrazarla” a través de la preparación de jugos naturales, infusiones y aguas saborizadas naturales preparadas en casa.

Otros artículos: