nostresspasteur
Noticias Pasteur

Sube los litros de agua, baja el estrés

7 de julio


Los motores de búsqueda de internet te dirán que el agua aparece en todas las listas de pasos para reducir el estrés y, aunque no lo sepas, este líquido contribuye en la lucha contra este temido enemigo de la modernidad.

El estrés nos consume, nos enferma y nos debilita, pero debemos aprender a cerrarle la puerta de entrada y poner ciertos límites que lo mantengan alejado de nuestro entorno. Existen miles de armas poderosas con las que podrás enfrentarlo, pero hoy queremos presentarte a la más sencilla de todas: el agua.

Detectando al enemigo:

Los síntomas más comunes del estrés son los dolores fuertes y constantes de cabeza, la sequedad bucal, la confusión, el insomnio o, al contrario, la somnolencia, la fatiga muscular, y hasta los problemas estomacales, que pueden conducir a úlceras.

Cuando no tomamos agua, nuestros cuerpos se deshidratan y cuando este fenómeno de sequedad ocurre puede afectar a nuestro cuerpo y mente de manera negativa, pues se incrementan los niveles de tensión. Si tomas como costumbre la práctica de beber unos cuantos sorbos de agua cada vez que te sientas nervioso o bajo mucha presión, entonces evitarás recurrir al consumo de otros alimentos o la práctica de otras actividades menos saludables que definitivamente no contribuyen con las mejoras de la salud. Eliminar la cafeína (por ejemplo) de tu dieta ayudará a que disminuyas los niveles de cortisol y eleva los niveles de producción de la DHEA, una hormona anabólica. El cortisol es necesario para la supervivencia, pero también es conocido como la hormona del estrés.

La cantidad de agua recomendada a diario es dos litros. Estos litros además de mejorar los niveles de tensión y estrés, te brindarán numerosos beneficios que verás con facilidad al poco tiempo. Te recomendamos siempre tener un poco de agua a la mano. Al ingerir agua, tu cuerpo estará fabricando endorfinas que ayudarán a tu cuerpo a sentir una sensación de bienestar.

Así que ya lo sabes, cambiar el café y el cigarro por el agua, puede ser un gran paso hacia una vida más sana y, por supuesto, menos llena de preocupaciones.

Otros artículos: